cart
menu
El Monociclo Eléctrico II – ¿Qué es?

Un Monociclo Eléctrico puede definirse como un VEHÍCULO ELÉCTRICO que mediante el uso de sensores, giroscopios y acelerómetros, junto con el apoyo de un motor eléctrico y una batería, permite al usuario desplazarse erguido utilizando la presión de los pies como único mecanismo de aceleración, frenado y giro. Note el lector el resalte de las palabras “VEHICULO ELÉCTRICO“, hecho que será tratado específicamente en futuros posts.

Esta definición de Monociclo Eléctrico, que por supuesto no es la única válida, pretende ser sintética y general, aunque puede cometer el error de dejar sin resolver la cuestión sobre qué es realmente un monociclo eléctrico. Así pues, definamos un monociclo eléctrico como un aparato electrónico dotado de una rueda con un motor, una batería y una placa base (o controladora)  que en conjunto permiten al usuario moverse de pie sobre unos pedales que reciben la presión ejercida por éste y hacen que el monociclo se desplace en consecuencia.

 

 

¿Cuáles son las partes esenciales de un monociclo eléctrico?

La rueda es el elemento básico y característico de todo monociclo eléctrico (también de los que no son eléctricos), ya que no sólo es el nombre con el que muchos usuarios se refieren a su monociclo eléctrico sino que además de ella dependerá en buena parte el comportamiento del monociclo eléctrico en terrenos irregulares, su nivel de estabilidad y la sensibilidad en los giros, entre otros factores.

La batería es otro de los elementos sin los cuales un monociclo eléctrico no tendría sentido. La batería es lo que permite al monociclo eléctrico desplazarse sin estar conectado a la red de carga, del mismo modo que la gasolina permite a un coche desplazarse sin estar conectado a una fuente de alimentación. De la capacidad de la batería – que normalmente medimos en Amperios-hora (Ah) – dependerá la autonomía del monociclo eléctrico, que por supuesto no dejará de verse condicionada por otros factores cómo la temperatura ambiente, el uso, la velocidad, el peso soportado, etc.

La placa base (o controladora) puede definirse como el cerebro o centro de operaciones del monociclo eléctrico. De ella depende el buen funcionamiento del aparato: el apagado y encendido; el equilibrado y balanceo; la transmisión de potencia al motor, etc.

El motor del monociclo eléctrico determinará su potencia – sí, la placa base también puede jugar un papel importante en este campo –, su velocidad máxima y su aceleración. La potencia del motor acostumbra a medirse en Vatios (W) y parece increíble que aun no siendo un experto en electrotecnia, el número de Vatios es uno de los aspectos que más preocupan al usuario medio a la hora de elegir su monociclo eléctrico.

 

 

¿Qué especificaciones debemos tener en cuenta a la hora de elegir un monociclo eléctrico?

Es fundamental tener presente que siempre debemos elegir nuestro monociclo eléctrico en base a nuestras necesidades concretas. Sí, podemos ir directamente a buscar la más alta gama del mercado, el monociclo que presente los números más altos en todas las especificaciones, pero debemos ser conscientes de que en ese caso también deberemos pagar el precio más alto. Es muy recomendable que antes de iniciar la búsqueda tengamos claras nuestras necesidades –si debemos recorrer muchos o pocos kilómetros por trayecto, si debemos movernos por zonas con gran desnivel, si debemos cruzar zonas “off road”, etc.- y nos marquemos un presupuesto aproximado.

 

  1. El Motor

La potencia de un monociclo puede variar enormemente. Las versiones más básicas suelen tener una potencia de alrededor de 300W – 500W (véase V3 y V5), las versiones intermedias pueden moverse entre los 500W – 1.000W (véase V5F y V8) y las versiones superiores pueden venir equipadas con motores de hasta 2.000W de potencia (véase V10 y V10F).

 

  1. La Velocidad Máxima

Un monociclo eléctrico básico tendrá una velocidad máxima no superior a los 20 Km/H, mientras que una versión intermedia puede llegar a los 30Km/H o incluso superarlos. Las gamas más altas alcanzarán los 40 Km/H y en algunos casos podrán incluso sobrepasar los 50 Km/H.

En este sentido, conviene recordar que la conducción de un monociclo eléctrico implica que el usuario ejerce como piloto a la vez que ejerce de “chasis” o “parachoques”. En caso de accidente no existe ninguna protección ni elemento de sujeción al que el usuario pueda agarrarse, por lo que es fundamental extremar la precaución a medida que aumenta la velocidad de desplazamiento. Trataremos el tema de la seguridad en futuros posts.

 

  1. La Autonomía

La autonomía de un vehículo se refiere al número de kilómetros que éste puede recorrer de forma autónoma, es decir, con el combustible o carga completos. Los monociclos más básicos no llegan a los 20Km de autonomía, mientras que en las gamas más altas nos encontramos con vehículos que llegan (e incluso superan) los 100 Km de autonomía con una sola carga.

La autonomía de un monociclo eléctrico depende fundamentalmente de la capacidad de la batería con la que venga equipado, aunque hay otros factores importantes que pueden afectar a la duración de la batería, como por ejemplo la temperatura ambiente, el peso del usuario, el modo de conducción, la velocidad de desplazamiento, el viento, la inclinación del terreno, etc. Trataremos la autonomía de las baterías en posts específicos.

 

  1. La Rueda

Si bien nos referimos a “la rueda” como elemento individual, conviene puntualizar que en el mercado existen también monociclos de 2 ruedas (como por ejemplo el modelo V3). Estos modelos de 2 ruedas son muy aconsejables para usuarios no experimentados, si bien es cierto que los usuarios avanzados o experimentados optan en la mayoría de ocasiones por monociclos de una sola rueda.

A la hora de fijarnos en la rueda deberemos prestar atención a dos aspectos claves: el diámetro de la rueda y su grosor. Solemos referirnos al diámetro utilizando como unidad de medida la pulgada (una pulgada equivale a 2,54 centímetros) mientras que para referirnos al grosor de la rueda, utilizamos los centímetros. Los monociclos eléctricos pequeños suelen estar equipados con ruedas de unas 14 pulgadas de diámetro.

Cuanto mayor sea el diámetro, mejor será el comportamiento del monociclo ante obstáculos y mayor estabilidad nos ofrecerá. El grosor también contribuirá en esa misma dirección. No obstante, conviene tener en cuenta que ruedas excesivamente grandes nos restarán maniobrabilidad. Los monociclos eléctricos pequeños suelen tener ruedas de unas 14 pulgadas de diámetro (como por ejemplo los modelos V3 y V5), mientras que la gama medio-alta suele contener ruedas de 16 pulgadas de diámetro (como los modelos V8 y V10). Algunos modelos cuentan con diámetros de 18 y hasta 20 pulgadas, lo cual los convierte en auténticos todo terreno. Restándoles, eso sí, agilidad y maniobrabilidad.

 

  1. Peso

El peso del monociclo eléctrico es un elemento a tener en cuenta sobre todo si el monociclo no viene equipado –ni puede ser equipado- con una barra de transporte o si en nuestros desplazamientos diarios debemos subir y bajar un gran número de escalones. Los monociclos más ligeros –que también suelen ser los más básicos- suelen pesar poco más de 10 KG, mientras que los más pesados pueden sobrepasar ampliamente los 20 KG, haciendo casi imprescindibles la existencia de una barra de transporte que permita llevarlos sin esfuerzo cuando las circunstancias no permitan montar en ellos.

 

  1. Ángulo Máximo de Inclinación

Un monociclo eléctrico es uno de los mejores vehículos para moverse en zonas con desniveles importantes. Debido a su peculiar funcionamiento –mediante sensores y un giroscopio- los monociclos eléctricos son capaces de subir pendientes que otros vehículos con la misma potencia (como por ejemplo un patinete) no son capaces de subir. La mayoría de monociclos eléctricos son capaces de subir pendientes de hasta 15º de inclinación, pero algunos pueden llegar incluso a subir cuestas con más de 30º de inclinación.

Esto no significa que cualquier monociclo pueda subir cualquier pendiente. Es fundamental prestar especial atención al ángulo máximo de inclinación de cada monociclo para conocer qué pendientes podemos subir con nuestro monociclo y cuáles no. En caso de desatender esta advertencia, corremos el riesgo de sobrecalentar el motor y sufrir un accidente debido a la parada repentina de nuestro monociclo como consecuencia de la activación del sistema de seguridad que cualquier monociclo eléctrico debería llevar consigo. También existe la posibilidad que ante una inclinación excesiva el giroscopio pierda el equilibrio y el monociclo se desestabilice hacia adelante, provocándonos una caída nada agradable.

 

 

Por supuesto existen también otras especificaciones que deben ser tomadas en consideración a la hora de tomar una decisión, si bien la mayoría se derivan de las 6 especificaciones enumeradas anteriormente o no deberían constituir un factor clave para el usuario. Cuestiones como si el monociclo incluye altavoz, barra de transporte, iluminación personalizable, etc.  son aspectos a tener muy en cuenta pero no acostumbran a ser lo primero que se cuestiona el usuario que busca un nuevo monociclo eléctrico.

Finalmente, conviene no olvidar el papel trascendental que juega la Aplicación Móvil no sólo en la experiencia de uso de un monociclo eléctrico, si no en la de cualquier vehículo eléctrico. En un momento en el que prácticamente cualquier aspecto de nuestra vida puede ser controlado a través de nuestro dispositivo móvil, el control de nuestro monociclo eléctrico no debería ser menos. ¿Se imagina el lector tener que acceder al software del monociclo eléctrico para reescribir el código programado cada vez que quiere modificar la velocidad máxima de su monociclo? Sin duda es mucho más sencillo realizar esta operación mediante un ligero movimiento del dedo gracias a una App móvil diseñada específicamente a tal efecto.

 

 

Elegir el monociclo eléctrico que mejor se adapte a nuestras necesidades es mucho más fácil de lo que parece, si sabemos cómo y dónde. Nos encontramos ante un mercado de baja saturación de marcas que realmente aporten valor (podrían contarse con los dedos de una mano) y con pocos pero altamente capacitados profesionales –tiendas físicas y online- que ofrezcan un asesoramiento fiable, un servicio de calidad y una garantía seria. Estos y muchos otros temas serán objeto de debate en futuros posts.

 

Últimas noticias

El Monociclo Eléctrico